Aumento del precio del gas en españa

El gas es una de las formás de energía que mueven la vida del español promedio. El gas tiene múltiples aplicaciones, tan sencillas y vitales como cocinar o mantenernos a una temperatura agradable, es por esto por lo que un aumento del precio del gas en España repercute fuertemente en nuestros bolsillos. Dar de alta el gas es gratis, cuesta dinero la tarifa.

Si no fuese un recurso tan usado, quizá la alarma, o la molestia, no fuese tan marcada, pero estamos hablando de un recurso tan vital como el agua. El aumento del precio de gas en España ha sido paulatino y constante y los hemos notado. En pocos años el aumento del precio del gas ha significado que la factura aumente un 70 por ciento.

Pero, ¿a qué se debe tal aumento del precio del gas? ¿Qué estrategias puedes tomar como ciudadano para que no te afecte? Aquí trataremos de darte una respuesta, sencilla, pero muy útil.

aumento precio gas

De qué depende el precio

Debemos entender que el gas se origina tras un proceso productivo que cuesta dinero y que luego debe ser transportado hasta el consumidor final ese es el gran problema de España.

España es un importador de gas, pues no se produce en el país, y eso significa que se debe hacer una inversión para traerlo desde su origen. Eso, de por sí, hace que el gas sea más costoso, pero no es lo único.

Resulta que no es tan sencillo como llegar a la fuente y pedir lo que necesitas de gas y que se traiga al país en el proceso se da una mediación de precio. La regla general para los mercados que se manejan por oferta y demanda es que, si existe más demanda que oferta, el precio del bien aumenta.

Ese es el caso del gas, muchos quieren gas, pero no se produce tanto, resultando en un aumento del precio.

Más allá del precio de venta, existen costes asociados a la distribución e impuesto que hacen que el consumidor final note la diferencia.

China y su demanda de gas

Hablando de esto de la oferta y la demanda, China es una de las grandes culpables -por denominarlo de alguna forma- de que el gas sea cada vez más caro. Y es que China es un país movido por el carbón el problema de esto es que el carbón es muy contaminante. Como, a nivel mundial, existen estos acuerdos de que las emisiones de dióxido deben reducirse, entonces a China no le queda de otra que buscar fuentes alternas, entre ellas el gas natural.

Ahora bien, en China no viven tres personas, ni funcionan tres empresas, estamos hablando de millones de individuos e industrias que requieren de gran cantidad de gas esto es lo que hace que se dispare la demanda.

Eso sí, no podemos culpar a China del todo, pues la misma descarbonización por parte de las empresas en España hace que la demanda del gas crezca y, con ella, el precio.

aumento precio gas

Cómo ha evolucionado el precio

En pocas palabras, no se ha registrado en los últimos años una disminución en los precios del gas natural en España. Por lo tanto, la evolución es favorable para el aumento, lo que resulta perjudicial para el consumidor.

Para el 2005, el precio del kWh del gas rondaba los 0,03 euros y para el 2015 alcanzaba los 0,05 euros por kWh. Sin sacar muchas cuentas podríamos decir que al menos subió un 70 por ciento en ese periodo de tiempo.

El gas es 70 por ciento más caro hoy que hace 5 años

Una familia promedio pasó de pagar poco más de 1500 euros por año por concepto de gas, a pagar un poco más de 2200 euros de gas al año en el 2015. Que visto mes a mes puede no significar mucho, pero que al final significan 700 euros de más, en una situación económica que no es la más favorable.

Es por esto por lo que se pide la reducción de la tarifa, pero, en vez, se planeta la eliminación de la tarifa regulada, lo que, por muchos, era visto como la garantía para que se mantuviesen los precios.

Estas tarifas reguladas, aunque variaban en el tiempo, al menos nos liberaba de la sorpresa mes a mes. Su liberación no necesariamente significaría que los precios aumenten si entendemos que las empresas comercializadoras entrarían en un juego de ofertas entre sí Esto tendería a disminuir el precio.

Estrategias para contratar y consumir gas

Por último, queremos dejarte algunos consejos para que sepas cómo contratar y consumir el gas.

En búsqueda de contratos que garanticen el precio

La estrategia que mejor ha funcionado hasta ahora es contratar el gas con empresas que nos hablen de tarifas fijas y discriminadas según la hora en que se usen. Esto es especialmente efectivo, pues no solo garantiza que no existan sorpresa de facturación, sino que te permite cierta libertad en el uso de recursos.

Aunque la tarifa regulada tenga sus días contados, aún está vigente, por la que puedes optar por ella. Recuerda que la tarifa regulada no se ofrece en todas las comercializadoras, por lo que tendrás que ir a las empresas más grandes a contratar el servicio.

Es importante entender que las estrategias se van planificando según se comporte el mercado, por lo que hoy servirá esto y mañana otra cosa.

Concienciando el consumo

La idea es sencilla: si es caro, consumo lo justo, el problema es la aplicación. Y es que si tienes mucho frío en invierno es inevitable querer bajar la temperatura con la calefacción, pero eso va a tener un gran efecto en tus finanzas.

Aun así, puedes aplicar medidas como el aislamiento de tu casa para dejar la dependencia de la calefacción y cocinar de forma inteligente para evitar grandes consumos.

Ahora bien, una última estrategia que te puede funcionar y que puede ser la tendencia de los años por venir, es el cambio de gas por electricidad y es que si algo tenemos en España es sol y ese sol se puede convertir en fuente de electricidad si se desarrolla la energía fotovoltaica.

Es probable que la dependencia del gas en España sea solo transitoria y que, con la ayuda de las renovables, comencemos a ver una disminución en la factura de servicios.

A través de este artículo puedes conseguir más información. Si te interesa este tema, puedes mirar el siguiente vídeo: