Inglés | Español

Certificación, auditoría e inspección

49133665 - healthy food .fresh color fruits and vegetables

Cada vez son más las empresas del sector agroalimentario que piden a sus proveedores que certifiquen sus producciones bajo el protocolo GLOBALG.A.P. La gran distribución ha encontrado en este protocolo un sinónimo de adquirir alimentos seguros para el consumidor final y además, obtenidos mediante sistemas de producción sostenibles. Con este enfoque, aseguran que el alimento que le llega al consumidor tenga las máximas garantías a la vez que simplifican los procesos de evaluación de sus proveedores.

Desde la óptica del productor, obtener la certificación GLOBALG.A.P. es una buena estrategia para tener mayor visibilidad en el mercado. El protocolo es una interesante herramienta para mejorar los procesos internos y así garantizar una producción agrícola segura y sostenible, que en esencia es lo que demanda el mercado.

Para que un productor agrícola o central de manipulación pueda acceder a la Certificación GLOBALG.A.P., es necesario que cumpla con el conjunto de buenas prácticas agrícolas prácticas seguras y sostenibles (siglas G.A.P. en inglés o B.P.A. en español) que se incluyen en el protocolo y que una entidad de certificación independiente verifique la conformidad.

campo patatas globalgap

GLOBALG.A.P. revisa el protocolo de forma periódica para adecuarlo a los cambios que con el tiempo tienen lugar en la normativa, la tecnología, en las necesidades de las empresas y en los hábitos de los consumidores. De esta forma, en Julio de 2016 se completó el período de transición de la V4 a la V5, y con esta revisión, se modificaron 180 requisitos y se introdujeron 24 nuevos.

Sin pretender entrar en el detalle de los cambios, decir que se revisó la redacción de muchos requisitos para que fueran más claros y precisos. También se realizaron cambios en la categorización de muchos de ellos, pasando algunos a ser obligaciones de tipo mayor, otros de tipo menor y otros, simplemente se han quedado en recomendaciones. A modo de ejemplo, entre los nuevos requisitos de tipo menor se encuentran la gestión de residuos de la finca (v5 AF 6.2.1), el seguimiento del consumo de energía (v5 AF 7.3.1) y el establecimiento de un plan para el uso responsable del agua.

De este modo, el protocolo ha quedado integrado por 218 requisitos o puntos de control, distribuidos en los siguientes bloques: inocuidad alimentaria, medio ambiente, trazabilidad, y salud y seguridad ocupacional. En cuanto a la categorización de los puntos de control, hay 87 requisitos de tipo mayor, 113 de tipo menor y 18 recomendaciones.

Es importante tener en cuenta estas cifras ya que para que un productor pueda obtener la certificación de GLOBALGAP, es obligatorio que cumpla con el 100% de los requisitos de tipo mayor y de los requisitos del Sistema de Gestión de Calidad cuando éstos son de aplicación. Por otra parte, es obligatorio que cumpla con al menos el 95% de los requisitos de tipo menor, no existiendo porcentaje mínimo de cumplimiento para las recomendaciones. La verificación del porcentaje de cumplimiento tiene lugar durante la auditoría de certificación.

Una vez obtenida la certificación, el productor podrá usar la marca registrada así como el logotipo código QR, en conjunto con el GGN (GlobalGAP Number) en albaranes, facturas y otros documentos de acompañamiento del producto hasta el distribuidor. Como ya se indicó, la marca registrada GLOBALGAP nunca deberá situarse en el producto, ni en su envase ni en su punto de venta cuando va destinado al consumo humano.

Marca GLOBALGAP GGN QR

El correcto uso del GGN es importante ya que a través de este código es posible consultar el estado de certificación de un productor o central de manipulación y saber, entre otras cosas, si se encuentra o no certificado en GLOBALGAP.

De hecho, suele ser habitual que en destino, los clientes no descarguen la fruta o las hortalizas hasta verificar en la base de datos de GLOBALG.A.P. que el producto se encuentra certificado.

GLOBALG.A.P. es una norma voluntaria y que permite a productores y centrales de manipulación añadir un plus de confianza durante el proceso de venta. Al tratarse de una certificación B2B orientada a la comunicación entre empresas, la marca registrada GLOBALGAP no deberá utilizarse directamente en la fruta / hortalizas, sus envases, o en el punto de venta. Es importante tener esto claro si el objetivo del productor es marcar el producto que llega al consumidor final, existen otras alternativas que lo permiten como son la Producción Integrada y la Producción Ecológica.

El pasado 29 de abril, fue publicada una importante modificación de la normativa sobre Producción Ecológica a través del Reglamento de Ejecución (UE) 2016/673 de la Comisión. Esta modificación afecta al Reglamento (CE) Nº889/2008, por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento (CE) Nº. 834/2007 del Consejo sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos, con respecto a la producción ecológica, su etiquetado y su control.

La modificación se centra sobre los siguientes anexos del Reglamento (CE) Nº 889/2008:

  • Anexo II – Plaguicidas
  • Anexo VI – Aditivos para Piensos
  • Anexo VIII -Sustancias autorizadas para su utilización en la producción de alimentos ecológicos

También afecta a la producción de algas marinas, las condiciones de uso de juveniles y semillas de moluscos en acuicultura ecológica y la autorización de excepciones temporales a las normas de producción aplicables en ganadería ecológica.

El contenido del citado reglamento de ejecución puede descargarse directamente desde la web del BOE mediante el siguiente enlace: Descargar RD 673/2016

 

Certificado ecológico

Según la Orden de 6 de abril de 2016 publicada en el BOJA, desde el pasado 8 de Abril y durante 25 días naturales, estará abierto el plazo para presentar alegaciones al Sistema de Información Geográfica de Identificación de Parcelas Agrícolas (SIGPAC). Por tanto, aquellos titulares de explotaciones que no estén de acuerdo con la información que este sistema contiene, tienen la oportunidad de actualizarlo. Las vías de hacerlo son varias, una es a través de una entidad reconocida, aunque también se puede realizar presentando el formulario que acompaña a la orden en cualquier delegación de la propia Consejería de Agricultura y Pesca.

En el siguiente vínculo, puede descargarse la citada orden:

http://www.juntadeandalucia.es/eboja/2016/66/BOJA16-066-00022-6134-01_00088720.pdf

Cultivo_ecológico_citagro2

España destaca por ser uno de los grandes productores mundiales de alimentos ecológicos. De hecho, según datos publicados en un informe de la Comisión Europea, en 2013 ha sido el noveno país en el mundo en número de productores de productos ecológicos, así como el segundo país de Europa en número de certificados concedidos de agricultura ecológica.

Desde la perspectiva del consumo de alimentos ecológicos, si bien la tendencia en el consumo sigue al alza, estos últimos años se ha visto atenuada por el efecto de la crisis. El presupuesto familiar promedio destinado a la cesta de la compra de este tipo de alimentos es menor y al tener un precio de venta superior al de los productos no ecológicos, el crecimiento observado ha sido más moderado.

32525597_m_carrito_mercado_rec

El consumidor de alimentos ecológicos

 

Para entender las claves de esta evolución, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente publicó un informe (2014), basado en una investigación y el análisis realizado sobre cómo es y cómo se comporta el consumidor de alimentos ecológicos en España. Entre otras cuestiones, este estudio destaca que el consumo de productos ecológicos se realiza con una frecuencia media superior a dos veces por semana, siendo cada vez mayor el porcentaje de personas que los consumen prácticamente a diario. El informe también revela que los alimentos ecológicos más consumidos son las frutas y las hortalizas, dando prioridad al consumo de alimentos que hayan sido obtenidos en su entorno geográfico frente a la oferta de las grandes marcas.

Estos productos se caracterizan por no poseer OGM’s (organismos genéticamente modificados) y por haber sido obtenidos mediante métodos naturales no intensivos, sin emplear productos químicos de síntesis (fertilizantes, pesticidas, etc.). Esta es la principal razón por la que los productos ecológicos se perciben como alimentos más naturales y de calidad superior.

 

La preocupación por la salud, la nutrición y el medioambiente llevan al consumidor a la compra de productos ecológicos, prevaleciendo estos factores sobre su precio de venta. Generalmente, el consumidor ecológico suele estar bien informado, sabe interpretar las etiquetas de los alimentos, reconoce cuál es el logotipo europeo de producción ecológica así como si el producto ha sido certificado por un organismo de control autorizado. En definitiva, sabe identificar el auténtico producto ecológico.

 

Certificado ecológico

Logotipo de agricultura ecológica de la UE

Ayer martes 16 de junio  en Salar una  treinta de profesionales del sector oleícola de nuestra zona se reunieron para participar en el  taller “Panel de Cata de Aceite de Oliva Virgen” organizado por el CADE Loja (Andalucía  Emprende)  en colaboración con el ayuntamiento de Salar. Esta actuación, financiada con fondos europeos FEDER, se  enmarca dentro del “Plan para el emprendimiento y consolidación empresarial en Salar”  dirigido los dos sectores  económicos más destacados de nuestro territorio: el Agroalimentario y el  Pequeño   Comercio de proximidad.

Entre los asistentes al panel destacamos por su importancia la decena de Maestros de Almaraza: profesionales responsables de todo proceso de la molienda de las aceitunas en las cooperativas. También participaron en la cata técnicos, gerentes y miembros de los consejos rectores de siete almazaras procedentes  de cinco localidades de nuestra comarca.

La Dra. Brígida Jiménez, directora del IFAPA  de Cabra y una de los mejores expertos en el análisis sensorial y características organolépticas del aceite de oliva virgen, dirigió este Panel de Cata de aceites en donde se pudo analizar, describir y  clasificar diez aceites virgen extra andaluces. Dentro del lote de diez aceites probados en el panel se cataron cuatro aceites de nuestra comarca procedentes de las almazaras de las localidades de Salar, Zagra y Algarinejo. Estos cuatro aceites virgen extra del Poniente Granadino alcanzaron una buena valoración sensorial en el panel,  presentando además unas extraordinarias características organolépticas. Como recomendación, con la intención de obtener mayores atributos olfativos, la experta Brígida animó a las almazaras a realizar un más intenso filtrado de estos aceites analizados.

ASISTENTES AL TALLER DE CATA

Citagro

El pasado 23 de febrero de 2015 se llevó a cabo, en las instalaciones de ASAJA-Córdoba, la firma de un convenio de colaboración entre la citada entidad y el Centro de Innovación y Tecnología Agroalimentaria (CITAGRO, S.A.), para la prestación de servicios en materia de certificación de la producción ecológica.

Con la firma del citado convenio los agricultores y ganaderos de la asociación se verán beneficiados de un descuento en las tarifas de certificación aplicadas por CITAGRO a sus operadores, así como se fortalecerá la capacidad de los técnicos de ASAJA-Córdoba de ofrecer un asesoramiento pormenorizado de las prácticas que conllevan la conversión de las explotaciones a este sistema de cultivo a sus agricultores y ganaderos.

Foto: Acto de Firma del convenio de colaboración entre Ignacio Fernández de Mesa (Presidente de ASAJA-Córdoba) y Alejandro Rodríguez (Director-Gerente de CITAGRO, S.A.)

Continuar leyendo •

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continua navegando esta dando su consentimiento para la aceptacion de las mencionadas cookies y la aceptacion de nuestra politica de cookies, pinche el enlace para mayor informacion.

ACEPTAR
Aviso de cookies