Inglés | Español

España destaca por ser uno de los grandes productores mundiales de alimentos ecológicos. De hecho, según datos publicados en un informe de la Comisión Europea, en 2013 ha sido el noveno país en el mundo en número de productores de productos ecológicos, así como el segundo país de Europa en número de certificados concedidos de agricultura ecológica.

Desde la perspectiva del consumo de alimentos ecológicos, si bien la tendencia en el consumo sigue al alza, estos últimos años se ha visto atenuada por el efecto de la crisis. El presupuesto familiar promedio destinado a la cesta de la compra de este tipo de alimentos es menor y al tener un precio de venta superior al de los productos no ecológicos, el crecimiento observado ha sido más moderado.

32525597_m_carrito_mercado_rec

El consumidor de alimentos ecológicos

 

Para entender las claves de esta evolución, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente publicó un informe (2014), basado en una investigación y el análisis realizado sobre cómo es y cómo se comporta el consumidor de alimentos ecológicos en España. Entre otras cuestiones, este estudio destaca que el consumo de productos ecológicos se realiza con una frecuencia media superior a dos veces por semana, siendo cada vez mayor el porcentaje de personas que los consumen prácticamente a diario. El informe también revela que los alimentos ecológicos más consumidos son las frutas y las hortalizas, dando prioridad al consumo de alimentos que hayan sido obtenidos en su entorno geográfico frente a la oferta de las grandes marcas.

Estos productos se caracterizan por no poseer OGM’s (organismos genéticamente modificados) y por haber sido obtenidos mediante métodos naturales no intensivos, sin emplear productos químicos de síntesis (fertilizantes, pesticidas, etc.). Esta es la principal razón por la que los productos ecológicos se perciben como alimentos más naturales y de calidad superior.

 

La preocupación por la salud, la nutrición y el medioambiente llevan al consumidor a la compra de productos ecológicos, prevaleciendo estos factores sobre su precio de venta. Generalmente, el consumidor ecológico suele estar bien informado, sabe interpretar las etiquetas de los alimentos, reconoce cuál es el logotipo europeo de producción ecológica así como si el producto ha sido certificado por un organismo de control autorizado. En definitiva, sabe identificar el auténtico producto ecológico.

 

Certificado ecológico

Logotipo de agricultura ecológica de la UE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continua navegando esta dando su consentimiento para la aceptacion de las mencionadas cookies y la aceptacion de nuestra politica de cookies, pinche el enlace para mayor informacion.

ACEPTAR
Aviso de cookies