Aumento del precio de la electricidad

Ya se han comenzado a ver nuevos anuncios premonitorios: La luz subirá en el próximo mes, así ha declarado un titular esta semana luego de que el Gobierno decidiera no conceder la prórroga para la suspensión del impuesto que existe sobre la generación del vital servicio. Aun así, hay quienes afirman que el aumento del precio de la electricidad será destacado para fecha posterior a las elecciones.

La suspensión del tributo que reposa sobre la distribución eléctrica provocó un descenso en los costes reflejados en las facturas de los consumidores. Por varios meses se logró frenar el aumento del precio de la electricidad y se consideró una victoria para la escalada que se avecinaba.

Precios electricidad, evolución precio electricidad, aumento precio electricidad

El coste aguanta un par de meses

Por otro lado, existen opiniones divididas que afirman que dicho avance se revertirá, y por tanto el aumento del precio de la electricidad es inevitable. Es así como en un comunicado oficial, el Ministerio de Transición Ecológica ha dado por sentado esta afirmación, aunque si bien, no sin antes asegurar que el impacto estará limitado, de momento, sujeto a una tasa máxima de 4%.

Generalmente se considera que el 35% del coste definitivo de la factura eléctrica antes de que se agregue el IVA es el obtenido a través de la propia actividad destinada a la generación de energía eléctrica. Lo demás, son los costes aplicados para la distribución y el transporte además de distintos tributos.

Lo que se espera

Tras la suma de todas las especulaciones al respecto, se espera que en los recibos de los próximos meses los mercados se junten para permitir una disminución en el encarecimiento de las condiciones que promueven la subida del precio de la electricidad. Aun así, el aumento es supuesto entre los cincuenta céntimos y un euro por mes, según los datos aportados por la ministra Teresa Ribera.

Los especialistas en el área ha atribuido tal disminución en los costes de la electricidad, al menos en el corto plazo, a las condiciones climáticas. Afirman que incluso alguna parte del mercado estaba anticipando tal subida y también a que se mantienen medidas alternas para la contención de su coste, como lo es la exención del céntimo verde de la generación de electricidad con gases.

Como es sabido por la mayoría, a pesar de que el impuesto sobre la electricidad y su generación se apliquen directamente a las compañías, estas terminan por repercutir en la factura de los usuarios.

La otra versión: después de las elecciones…

Por otro lado, fuentes oficiales que representan al sector eléctrico han advertido que aún lo peor no llega, y vaticinan que una gran subida se dé para principios de verano. Asimismo aseguran que el mayor impacto reposa sobre la decisión del gabinete de Pedro Sánchez, de reasignar el arancel de generación de energía eléctrica. Pronostican que un nuevo golpe al bolsillo aturdirá a los españoles una vez pasados por los centros de votación.

La información oficial

Los datos que se han podido adelantar sobre tal situación con la energía eléctrica apuntan a que en la factura del mes de junio, los españoles verán una nueva escalada que se acerca al 10%. Tales datos, son previsiones conocidas por el Ministerio de Transición Ecológica, ente que no ha negado la veracidad de tal información.

Otros temas relacionados son el cambio de proveedor de energía y la rescisión de el contrato de energía.

Por el carbón y el gas

Las fuentes que han permitido corroborar la información al respecto, explicaron que los motivos por el incremento en los precios de la energía eléctrica, incremento que se suma al momento de mayor consumo de todo el año.

Han explicado que uno de los elementos de mayor influencia en esta escalada está estrechamente ligada con la parte de la demanda que son cubiertas por las centrales térmicas tradicionales que operan a través del carbón y el gas natural.

Según esto, la factura podría ser más elevada cuando más carbón y gas utilice para la generación de la electricidad. Es decir que, en este caso, las compañías eléctricas cuentan con un rango de acción para manipular los precios, lo cual les da el poder para afectar al usuario con los impuestos o aranceles que el Gobierno aplica para estas fuentes de energía eléctrica.

Menos lluvias, más calor

Otras fuentes advirtieron en cambio que la producción de energía hidroeléctrica se reducirá considerablemente, debido a la sequía y la ausencia de viento. Según los cálculos manejados por los representantes del sector, esta fuente solo otorgará un 30% del total de la energía eléctrica, puedes informate mejor a través de esta página.

Se presentarán dificultades para acceder al agua ubicada en embalses porque la escasez de lluvias no permite que se haga uso libre de este recurso. Es decir, que las primeras restricciones de agua se podrían acercar para el comienzo del verano, razón por la cual aconsejan mantener la calma y ser prudentes con el consumo.

Agregan que también se suman los factores: falta de viento e incremento de demanda, que afectarán los costes de energía por la subida de las temperaturas. Todo esto ocasionará que las compañías promuevan un aumento del 10% en el mercado diario a partir del mes de junio.

Tras toda la situación compleja, el usuario es quien termina pagando las consecuencias, el recibo de luz presentó una subida de un 4,2% en marzo, con respecto al año pasado por la misma fecha. La asociación de consumidores en acción de Facua advierte que el regreso del impuesto a la generación de energía influirá de forma contundente en la evolución de las facturas.

También sostiene que los usuarios han recibido las facturas más caras de la historia. Es por ello que han planteado un documento en que soliciten medidas para reducir el IVA en la energía eléctrica o en su defecto, crear una tarifa bajo regulación que no se extralimite de 10kW.

Aquí te damos solo unas razones por las que se han registrado aumentos en los precios de la energía eléctrica, pero no supone una sentencia de que vaya a ser así. Por ejemplo, si tú gozas de una tarifa fija al año, no se supone que suba el precio.